martes, 10 de marzo de 2009

Diferencias entre objetivos y competencias





Un objetivo, en un sentido amplio, es un propósito o una meta. En el ámbito de la docencia, los objetivos nos sirven como referencia para seleccionar, organizar y gestionar métodos docentes, recursos y contenidos, así como para marcar pautas claras de cara al proceso de evaluación inherente a cada materia. Son concreciones que delimitan lo que quiero lograr al finalizar el proceso formativo.

En este sentido, podemos enunciarlos tanto desde el punto de vista de lo que el profesor pretende conseguir a través del trabajo propio de la asignatura y de su enfoque didáctico o desde el punto de vista del alumno en términos de los resultados que se espera consiga como consecuencia del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Se pueden establecer distintas tipologías de objetivos de aprendizaje, si bien la más común tiene que ver con su grado de concreción, dando lugar a los siguientes tipos:
Generales: enunciados que hacen referencia a las metas educativas globales de la asignatura.
Específicos: enunciados intermedios producto del análisis y la descomposición de los objetivos generales en varios objetivos referidos a conductas observables por parte del alumno.

La competencia por su parte se considera en un nivel de generalidad muy superior, situada en el horizonte último de la formación en cualquier titulación. Una misma competencia se desarrolla desde distintas asignaturas y con objetivos diversos, mediante las aportaciones complementarias de las distintas materias.

Están vinculadas a la capacidad de realizar las funciones profesionales en la práctica y al potencial para cumplir adecuadamente con las funciones demandas a la profesión, en los ambientes dinámicos y complejos en los cuales se desarrolla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada